DESVIARON 93 MDP; ERAN DE CAMPESINOS

Oaxaca, Oax.- La delegación de Sagarpa -ahora Seder- y la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa) no comprobaron el gasto de más de 93 millones de pesos, que en 2017 estaban destinados a apoyar a campesinos pobres.

De acuerdo con el informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de este monto, 3 millones de pesos eran para beneficiar a productores afectados por los sismos de septiembre de 2017.

“El importe pagado por el Fideicomiso Alianza para el Campo de Oaxaca (FAPCO), carece de la documentación que acredite el devengo de los servicios pagados a las 48 ADR (Agencias de Desarrollo Rural)”, expuso en los resultados de la auditoría número 2017-0-08100-15-0304-2018.

“La Sedapa no proporciono los contratos de cesión de derechos de 479 proyectos, no obstante lo señalado en artículo 105, fracción IV `Entrega de apoyo o subsidio’, inciso c, de las Reglas de Operación y lo establecido en el primer párrafo del numeral 13.3 `Suscripción de contratos de compra-venta entre beneficiarios y proveedores’”, agregó.

El órgano de fiscalización federal detalló que estos recursos fueron gastados a pesar que la delegación de Sagarpa no publicó la convocatoria para el otorgamiento de estos apoyos.

Advirtió que esta acción representó el incumplimiento del numeral 11 “Operación de ventanillas” de los Lineamientos Operativos Específicos para la implementación del Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales Ejercicio 2017”.

En el periodo en el que se presentó este presunto desvío de recursos, el delegado de Sagarpa en Oaxac era Lino Velázquez; y el titular de Sedapa, Eduardo Rojas Zavaleta.

La Auditoría explicó que el “Programa de Apoyos a Pequeños Productores de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación” para el ejercicio 2017, debió destinarse a población en condiciones de pobreza y pobreza extrema que realicen o pretendan realizar actividades agropecuarias, acuícolas y piscícolas, mediante el concepto denominado “Atención mediante Agencias de Desarrollo Rural (ADR)”.

Detalló que este apoyo tenía el objeto de ser empleado en: infraestructura, equipo, material vegetativo, especies zootécnicas, piscícolas y acuícolas para instrumentar proyectos productivos, así como para capacitación en materia de seguridad alimentaria y nutricional a personas interesadas en el programa.

La ASF aclaró que hasta el 28 de enero de 2019, que es la fecha en que concluyó los trabajos de esta auditoría, tanto las dependencia federal como la estatal no comprobaron el uso de estos recursos del Programa de Apoyos a Pequeños Productores.

“En términos generales, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, ahora Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), no cumplió con las disposiciones legales y normativas aplicables en la materia”, agregó.