ESPACIO DE OPINIÓN …

La economía

Por ALEJANDRO MORENO

La alta popularidad de Andrés Manuel López Obrador representa una clara señal de confianza al gobierno, pero ésta no borra las aflicciones y sentimientos de malestar de la gente en torno a diversas problemáticas. Una de ellas es la economía.

De acuerdo con la reciente encuesta nacional de El Financiero, realizada para conocer las opiniones hacia el gobierno en sus primeros 100 días, el 31 por ciento de los entrevistados califica “bien” o “muy bien” la situación económica actual del país, el 44 por ciento la califica “mal” o “muy mal y el 24 por ciento, ni bien ni mal. Según estos datos, el balance de opiniones negativas sobrepasa a las positivas con un margen de 13 puntos. En las percepciones ciudadanas, la economía está en números rojos; predomina el sentimiento de malestar.

Planteando la pregunta con referencia a la situación económica en su hogar, los resultados son muy parecidos: 31 por ciento la describe favorablemente, 42 por ciento, desfavorablemente y 26 por ciento, en un tono neutral, sin celebración ni queja. Esto significa que las percepciones acerca de la economía familiar están alineadas actualmente con las percepciones sobre la economía nacional, algo que no siempre sucede. Durante los últimos tres años del sexenio anterior, por ejemplo, la economía nacional se describía con mayor pesimismo que la economía familiar.

Según las encuestas nacionales realizadas por este diario, las opiniones favorables sobre la economía nacional promediaron 10 por ciento entre 2016 y 2018, mientras que las opiniones desfavorables promediaron 78 por ciento. El pesimismo económico se observaba en razón de 8 a 1 sobre el optimismo. En el caso de la economía familiar, las opiniones favorables promediaron 23 por ciento en ese mismo periodo, mientras que las desfavorables arrojaron un promedio de 51 por ciento. En este caso la razón era de casi 2 a 1, con el pesimismo también dominante.

Mirando esos datos de los últimos años y comparando con lo que hoy arrojan las encuestas, es evidente que el cambio de gobierno y la expectativa respecto a lo que haga el Presidente han provocado un cambio en las percepciones acerca de la economía. Aunque predomina el pesimismo, hoy la población se siente más optimista que al final del sexenio anterior. Basta ver el salto de las opiniones favorables de 10 a 31 por ciento en el caso de la economía nacional, y de 23 a 31 por ciento, en el caso de la economía familiar. Según se ha reportado, el comportamiento del índice de confianza del consumidor que realiza el INEGI confirma la tendencia del optimismo al alza.

Este cambio de humor social tiene varias posibles explicaciones, pero entre ellas está la confianza que se ha depositado en el nuevo gobierno y la expectativa de resultados positivos. “No les voy a fallar”, ha dicho el Presidente en distintas ocasiones desde su toma de posesión, el 1 de diciembre. La población estará expectante. Pero la paciencia no es simétrica entre los grupos poblacionales. Algunos de ellos manifiestan un mayor malestar que otros y podrían tener una paciencia más corta.

De acuerdo con la encuesta, entre quienes afirman que el ingreso en su hogar les alcanza bien, el 47 por ciento califica favorablemente a la economía nacional y el 31 por ciento la califica desfavorablemente. El saldo entre ellos es positivo. En el otro extremo, quienes reportan que su ingreso familiar no alcanza y por lo mismo enfrentan dificultades, la calificación positiva a la economía nacional alcanza 18 por ciento, mientras que la calificación negativa representa el 65 por ciento. Para estos últimos, las cosas no han cambiado mucho con respecto al sexenio anterior. Habrá que ver cómo evolucionan estas percepciones acerca de una economía nacional cuyos pronósticos de crecimiento para 2019 han ido a la baja.