EN LA PARROQUIA DE SANTA CRUZ TLAXCALA , LENTA RESTAURACIÓN

A poco más de cuatro meses del sismo del 19 de septiembre del año pasado, que afectó a la parroquia de Santa Cruz Tlaxcala, principalmente a las ruinas del excurato, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sigue sin dar respuesta al proyecto de restauración.

Incluso, las bandas de seguridad que fueron instaladas después del fenómeno sísmico han desaparecido y el tránsito se ha regularizado por la calle Manuel Ávila Camacho.

Al respecto, el sacerdote Donato Zempoalteca Briones dijo que “nuestra iglesia está tan bien construida que aún no se ha venido abajo, pero el riesgo es latente”.

Lamentó que el proceso para liberar recursos sea muy lento, “antropología nos decía que el dinero tiene que venir de la Federación a INAH, de ellos al municipio, pero platicando con el presidente municipal, esto es mucho muy lento”.

Además de las ruinas del excurato, que se pretende sea una casa parroquial, la iglesia construida a finales del siglo XVI presenta varios problemas estructurales en la torre y prevalece la humedad en sus paredes que ponen en riesgo el arte sacro que resguarda el recinto católico.

“Poco a poco estamos tratando de evitar que haya un deterioro mayor del templo, por eso se puso la talavera en la cúpula, porque de lo contrario el bajorrelieve se nos empezaría a deteriorar, ahorita estamos quitando causas para evitar efectos”, dijo el cura.

·       CON RIFAS REÚNEN DINERO

Destacó que para los trabajos preventivos se sume la población de Santa Cruz Tlaxcala, que a base de rifas obtienen recursos.

 

“Yo le digo a Santa Cruz, estas son nuestras cosas, porque ayer no estaba y eran sus cosas, hoy estoy y son nuestras cosas, tengo la responsabilidad de instar para que valoremos, conservemos y cuidemos lo que es nuestro, porque es herencia de la fe de nuestros mayores”, finalizó.

·       Monumento

En más de una ocasión el padre Donato Zempoalteca hizo la invitación para hacer un monumento, “pero en sano razonamiento no podemos preocuparnos por lo superfluo cuando lo necesario e indispensable se nos está viniendo abajo”