previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
ABRASA SEQUÍA A COMITANCILLO EN EL ISTMO


Redactado por: adriana bravo
abril 9, 2016 , a las 1:10 am

sequiaas

San Pedro Comkitancillo, Oax.- La hamaca se mece lentamente. Las argollas oxidadas desprenden un lamento acompasado con el aliento enardecido del sol. Doña Modesta descansa en la hamaca mecida por el sopor que le ocasiona la diabetes y la preocupación por la sequía que desde hace tres meses la mantiene sin agua.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Comitancillo, municipio ubicado en el Istmo de Tehuantepec, se encuentra dentro de los 22 que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) tiene registrados con sequía extrema en Oaxaca debido a las altas temperaturas y ausencia de precipitación pluvial. El municipio clama por agua.

Agotada por la enfermedad, el bochorno de finales de marzo y el desasosiego, Modesta lleva el rostro desencajado, los ojos hundidos, el cabello retorcido en una coleta y el cuerpo enjuto, envuelto en camiseta y falda desgastada.

Ella vive en el margen de Comitancillo, su casa es una de las últimas incrustadas sobre el paraje de caminos de terracería. Hacia esa zona no ha llegado gota de agua. “Lo único que nos queda es clamar”, señala con una voz que contrasta con su ceñida figura.

En un bote de plástico y una olla de barro ha almacenado lo estrechamente necesario.  “Si pudiera yo no ocupaba”, expresa. Aquél almacenamiento es el primero que tiene desde hace poco más de una semana, cuando personal del ejército les llevó agua en pipas.

A la buena de Dios”

A solicitud de la autoridad municipal de Comitancillo, personal militar acudía cada tres días a suministrar el vital líquido hacia tres colonias que afrontan lo más crítico de la sequía. Después de Semana Santa, la ayuda se ausentó.

“Ahora estamos a la buena de Dios, los que tenemos familia en otras colonias en donde hay agua, poquita pero hay, tenemos como irla pasando, pero los que no, se han ido”, expresa.

La casa frente a la de Modesta quedó abandonada hace poco. Forzada por la crisis del agua, se mudó hacia un lugar menos castigado por el estiaje.

“Todos estamos padeciendo la falta del agua, recibíamos el servicio todos los días ahora llevamos tres meses sin agua”, recalca.

Modesta quien tiene 56 años, señala que a medida de que pasa el tiempo la ausencia del vital líquido es mayor. Hace 20 años un río cruzaba a no menos de 30 metros de su vivienda, hoy en día es sólo una zanja que arrastra recuerdos. “Nos estamos acabando el mundo”, exclama.

Descienden pozos a su mínimo nivel

Además de la ausencia de lluvia que ha provocado que el nivel de los mantos freáticos baje a su nivel más crítico de los últimos diez años, según afirma Amado Santos Santiago, secretario municipal de Comitancillo, la falta de pago por el servicio ha ocasionado que no se tengan los recursos necesarios para garantizar el derecho al vital líquido a la ciudadanía.

Debido a que el nivel del pozo de suministro de la localidad está al 20 por ciento de su capacidad, el sistema de bombeo quedó averiado por el esfuerzo en la extracción del agua.

Sorgo y ajonjolí mueren de sed

El porcentaje de pago de agua en Comitancillo no rebasa el 35 por ciento. Lo anterior, explica, tiene que ver con la falta de recursos económicos de la ciudadanía, quienes dependen en gran medida del trabajo en el campo en la siembra de ajonjolí y sorgo, así como de la ganadería. Ambas actividades, actualmente en crisis por la sequía extrema que vive la región desde hace un año.

A inicios de marzo sorprendió una lluvia que, sin embargo, no fue suficiente para proporcionar humedad a la tierra o para poder recuperar los niveles de agua de los pozos. “Si los campesinos que tienen sus pozos profundos no han logrado estar cultivando, imagínese los de temporal. Desde el año pasado nos está azotando la sequía”, expuso.

Fue en mayo de 2015 cuando las lluvias se alejaron, desde entonces a la fecha ha llovido en tres ocasiones sobre Comitancillo. “La gente que vive del campo ha sobrevivido gracias a Dios. La gente no está logrando nada, están esperanzados en que se revierta la mala racha de lluvia”, explica.

Justo en la última semana de marzo, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) cerró las compuertas de la presa Benito Juárez que distribuye sobre el canal 33 agua para riego. “Nadie logró sacar producción”, expresa.
Hacia esa zona del Istmo el canal abastece a Tehuantepec, San Blas Atempa, Ixtaltepec, una parte de Ixtepec, Unión Hidalgo y Comitancillo. La presa en los últimos días de marzo descendió a un 40 por ciento de su capacidad de almacenamiento.

Desde hace 12 años no se vive una situación como la que actualmente están enfrentando de crisis de agua y su repercusión en el campo, la agricultura, ganadería y consecuentemente en la mesa de cada familia. “El reflejo de la falta de agua del año pasado y su continuación en éste, es la crisis que vemos en el campo. La gente sólo está yendo a ver sus tierras secas”, señala.

El monitoreo del SMN publicado el 15 de marzo, establece la existencia de 279 municipios con sequía de los cuales 146 enfrentaban una condición anormalmente seca, 92 sequía moderada, 19 sequía severa y 22 sequía extrema.

Vacas flacas

Sobre la carretera que conduce a Comitancillo la estampa dibuja un paisaje desierto. Extensiones de tierra revestidas de café, tierra que se parte como polvorón y se levanta con el bochorno de marzo.

El ganado esta en los huesos, su piel ceñida a las costillas. No hay pastura. Los ganaderos empezaron a rematar las reses. Quienes decidieron no vender están alimentando con pacas que vienen de otros estados. La acción es sólo para que aguanten mientras llega la lluvia.  Un 50 por ciento de la gente ganadera vendió sus animales.

La gente está esperanzada en que en abril o mayo caigan las primeras lluvias. Las personas mayores prevén que éstas se adelanten y están dispuestas a preparar las tierras aunque para ello se endeuden de nueva cuenta. Para muchos es una esperanza, para otros un nuevo volado que quizá pierdan.

En cuanto a la agricultura, en este año Comitancillo pasó de ser el principal productor de ajonjolí a una desgracia agrícola.

“El reflejo de la falta de agua del año pasado y su continuación en éste, es la crisis que vemos en el campo. La gente sólo está yendo a ver sus tierras secas”:

Amado Santos Santiago, secretario municipal de Comitancillo

Mis elementos de lectura rápida
(numeralia)

6.2 % incrementó la sequía en el país durante la primera quincena de marzo

0.2 % incrementó la sequía extrema a nivel nacional

16 municipios con sequía extrema en Oaxaca (al 15 de enero)

19 municipios con sequía extrema en Oaxaca (al 29 de febrero)

22 municipios con sequía extrema en Oaxaca (al 15 de marzo)

Los afectado
Oaxaca
Baja California
Sonora
Veracruz
San Luis Potosí