QUINTANA ROO, ¿UN DESTINO APOCALÍPTICO?

Chetumal, Q.Roo.- Como todas las entidades costeras del país, enfrenta retos inéditos que, de no atenderse con suficiente cuidado, podrían impactar su principal fuente de ingresos y, por ende, su economía.

Los problemas del cambio climático son una realidad mundial que concentra la atención de las naciones en la búsqueda de procedimientos, coincidencias de solución que logren mitigar los efectos nocivos de la fuerza de los temporales, deslaves por el exceso de lluvia o las sequías en las regiones y enfrentar con mayor precisión la capacidad destructiva de los fenómenos naturales.

En el mundo, poblados completos son abandonados por sus habitantes que huyen de la violencia o la falta de alternativas que presentan las nuevas condiciones ambientales. Su éxodo no es garantía de mejoría pero sí representa una onerosa carga financiera para los países por donde transitan y pernoctan.

La estabilidad socioeconómica en zonas o regiones donde los contrastes sociales y la violencia de los grupos criminales o políticamente opuestos, son parte del desafío de los gobiernos para su contención, se desequilibra por las decisiones que toman.

En el país, las complicaciones que el desmesurado desarrollo turístico ha causado tanto a los ecosistemas como a las familias animales que son desplazadas o se encuentran en peligro como los tlacuaches, aves, zorros, lagartos, cocodrilos, entre otros, por las construcciones monumentales, son motivo de preocupación porque, por ejemplo en Cancún, ante el desinterés y descuido de las autoridades, colonias de zarigüeyas han sido envenenadas cuando su hábitat está en terrenos donde se construyen desarrollos turísticos como sucedió en la Donceles, colindante con la edificación de Puerto Cancún, más allá de justificaciones nada se hizo.

O ejemplos como las condiciones de riesgo en las que habitan las tortugas, los jaguares, las distintas especies de aves, las abejas, entre otras especies que sobreviven bajo la constante amenaza de la actividad humana pese a ser parte productora indispensable (como las abejas), en algunas zonas ejidales como la maya.

Con dependencias como la Secretaría del Medioambiente y en los municipios la dirección de Ecología, donde se supone laboran funcionarios que son los profesionistas más capacitados y especializados en estos temas, ahora también con el problema del sargazo sobre las costas caribeñas y la amenaza de una mancha de dimensiones desproporcionadas que avanza a la costa atlántica, los funcionarios, estudiosos y la comunidad empresarial de la industria hotelera están con los dedos en la puerta, totalmente rebasados.

Ante el sombrío escenario, instituciones públicas, incluidas las de educación pública superior como  tecnológicos y universidades, que incluyen en su oferta carreras relacionadas con las exigencias del entorno han logrado hacer muy poco. La carencia de una conducción adecuada para aprovechar el conocimiento especializado y las capacidades, han dispersado y por ende, desperdiciado los valiosos recursos.

Con problemas complicados que requieren redoblar el esfuerzo humano involucrado y, con miras a la elaboración más precisa de un mapa de riesgo,  se presenta una oportunidad que merece atención especial: la sucesión en la rectoría de la Universidad de Quintana Roo, que está por efectuarse.

Una institución académica creada para competir sus estándares de calidad del conocimiento con los centros públicos de estudios superiores del país y a nivel internacional, se ha quedado rezagada, acotada por la formación de grupos que sólo buscan su control y esos  pleitos internos, más la intromisión de los mandatarios en turno que comprometen su autonomía y han hecho de la vida académica una burocratización que no ayuda a su avance institucional, la universidad se deteriora.

Es en este sentido que alumnos, maestros y personal administrativo se unieron para reclamar a la Junta Directiva que realicen el proceso de elección del rector con absoluta transparencia, apegado a los criterios de legalidad y para manifestar su rechazo a la intervención de grupos políticos externos con intereses creados en esa institución, como describe en su reporte el periodista Rafael Briceño Chablé, corresponsal de radio en la capital del estado.

En conferencia de prensa, Ana Luisa Nicoli Cruz, representante del Colegio de Estudiantes, se refirió a que, por las inconsistencias de la Junta Directiva, se ocasionó la unidad de los diferentes sectores para defender el proceso de elección del siguiente rector de la Universidad de Quintana Roo: “Hoy se acabó la apatía y el silencio. Sólo unidos lograremos la universidad que soñamos”.

Con este panorama y ante la demanda que presenta la nueva realidad del estado y del país, lo recomendable en este proceso es que se intensifique la participación activa de los universitarios y del personal académico para que se respete la autonomía universitaria, y que quienes decidan y envíen la terna de postulantes al Ejecutivo, lo hagan con suficiente transparencia, con pulcritud incuestionable para no dejar dudas y que cuando el gobernador Carlos Joaquín González la reciba, tenga presente la importancia de la oportunidad que lo involucra a la hora de palomear, ya que su decisión podría modificar la tendencia de su trastabillante paso por la gubernatura.

No es un asunto menor ni de filias o fobias sino de valorar la posibilidad de elegir a quien tenga un perfil sobresaliente, que sea la mejor opción que garantice sacar a la brevedad posible a la Universidad de Quintana Roo del lugar número 42 del ranking de las 50 universidades más prestigiadas del país para incrustarla en los primeros sitios. El reto es posible.

Es la visión de futuro lo que está en juego, el que merece la máxima casa de estudios y la población, el destino exitoso para el que fue creada y que le han escatimado. Una idea personalísima de la casta, una oportunidad que la historia sancionará como estigma o como honra… ¡Vaya compromiso!

Hablando del estado, el asesinato ésta semana del agente ministerial Ali Gamel Schnaid Cámara (chofer del secretario estatal de Seguridad Pública), por dos individuos que entraron a su hogar y le dispararon frente a su esposa en el fraccionamiento Las Américas 2, en Chetumal.

También el hallazgo de una red de explotación sexual en un motel en la región 239 en Cancún, con menores de edad en la que involucran a conductores de taxis del Sindicato de Taxistas Andrés Quintana Roo como tratantes de blancas.

Sin menospreciar desde luego el ramillete de ejecutados que engrosan las cifras negras de la criminalidad y encabezan la nota roja en los diarios, aunado al asesinato de un trabajador municipal ayer viernes ocurrió en la conflictiva ruta 5, cerca del estadio Cancún 86, en el cruzamiento de la avenida Prolongación Tulum con la Miguel Hidalgo, donde fue detenido por un par de sujetos que intentaron despojarlo de sus pertenencias, entre otros muchos casos denunciados esta semana que son muestra fiel del “éxito” operativo de la estrategia del Mando Único, encabezado por Jesús Alberto Capella Ibarra, quien para entusiasmar al imaginario colectivo anunció detenciones “espectaculares” para la próxima semana.

Esté usted pendiente y, como en esta tragicomedia de las equivocaciones todo es posible, esperemos conocer el límite del optimismo oficial en su máxima expresión.

Como corolario a tan intensas jornadas, cabe mencionar la prohibición para realizar corridas de toros y peleas de gallos, determinación tomada por el Pleno de la XV Legislatura del H. Congreso local tras aprobar la nueva Ley de Protección y Bienestar Animal del Estado, que si bien merece un aplauso, también causó furor entre las mulas de mi compadre, de plano la medida no les gustó.