¡Apagan las cámaras! Dejan de operar las fotomultas en Puebla

Puebla, Pue.- El equipo con el que se mide el límite de velocidad y a partir del cual se cobran las fotomultas, dejó de funcionar en puntos como el bulevar Atlixcáyotl; la cámara que capta el paso de los automóviles ya no tiene lente y la maquinaria que procesa la información se encuentra apagada.

Este lunes, el gobernador Miguel Barbosa reconoció que el contrato con la empresa que opera las fotomultas, Autotraffic, ya venció y se encuentra en análisis la continuidad de esta política instaurada en la administración de Rafael Moreno Valle, que fue controvertida por considerarse una medida recaudatoria.

Al cierre de esta edición, el gobierno del estado no había dado una postura oficial sobre el tema, por lo que no se confirmó si todo el sistema con el que se detectan los límites de velocidad y se calculan las fotomultas fue suspendido o en qué estado se encuentra el equipo.

De acuerdo con solicitudes de transparencia e información oficial, este programa ha tenido una recaudación total de 679 millones 644 mil 534 pesos desde que inició funciones en septiembre del 2013 y hasta el primer semestre de este año.

Los históricos de recaudación revelan que en los últimos meses del 2013 el programa llamado Monitor Vial pero conocido como fotomulta obtuvo ingresos por 15 millones 606 mil 684 pesos; durante todo el 2014 alcanzó 239 millones 739 mil 595 pesos y esta fue la cifra más elevada desde su implementación.

En el 2015 los recursos obtenidos por fotomultas llegaron a los 143 millones 703 mil 69 pesos, un año más tarde, en 2016, la recaudación fue de 52 millones 491 mil 86 pesos, y en éste se reflejó una baja en los ingresos por el programa de reintegro que implementó el ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Durante el 2017 se contabilizaron 61 millones 379 mil 154 pesos, el 2018 registró un repunte en los ingresos con 85 millones 928 mil 939 pesos y sólo en el primer semestre de este 2019 el programa de fotoinfracción tuvo una recaudación de 80 millones 796 mil 7 pesos.

En su campaña, el gobernador Miguel Barbosa expuso que las fotomultas desaparecerían si no ayudan a reducir los accidentes viales y mejorar el tránsito, ya que ese era su objetivo primario.