INCENDIOS FORESTALES Y EL POPOCATÉPETL, CAUSAS DE MALA CALIDAD DEL AIRE EN PUEBLA

Puebla, Pue.- La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) emitió recomendaciones ante la mala calidad del aire en Puebla y activó este martes la contingencia ambiental atmosférica extraordinaria en el Estado de México, debido al alto índice de contaminación por partículas PM2.5 en las últimas horas.Recomendó a la ciudadanía permanecer en sus casas, evitar actividades al aire libre, no realizar actividades vigorosas tales como ejercicio intenso, el cual incrementa la dosis de contaminantes inhalados.

Evitar la realización de actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre en centros escolares. En caso que sea posible, recomendó que los grupos sensibles permanezcan en sus hogares (infantes, personas de la tercera edad y enfermos de las vías respiratorias y cardiovasculares).

Permanecer en interiores, con las ventanas y puertas cerradas, evitar la cocción de alimentos con leña, carbón o gas, no prender velas o incienso y no fumar. En caso de contar con aire acondicionado, utilizarlo en modo de “recirculación”. Si se tienen que realizar actividades de limpieza, que sean en húmedo.

Acudir al médico en caso de haberse expuesto al humo o si sienten molestias, evitar el uso de lentes de contacto, facilitar el trabajo desde casa, especialmente para trabajadores que forman parte de los grupos sensibles.

En el caso de hogares cercanos a las zonas de incendio, donde el humo sea denso, colocar toallas húmedas en las zonas por donde pueda introducirse a las habitaciones, ranuras de puertas y ventanas. Si es posible, retirarse del área.

De encontrar cenizas provocadas por incendios sugirió evitar el contacto con ellas, no permitir que los niños y las mascotas entren en contacto, impedir el contacto de las cenizas con su piel, si necesita barrerlas del piso u otras superficies, humedecerlas ligeramente y no permitir que se suspendan de nuevo en el aire.

Mediante un comunicado, la CAMe informó que a las 5:00 horas de este martes se registró un valor de 158 puntos del Índice de Calidad del Aire para PM2.5 en la estación Nezahualcóyotl, municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, por lo que activó la Contingencia Ambiental Extraordinaria.

Las PM2.5 son partículas muy pequeñas que se encuentran suspendidas en el aire de un diámetro de 2.5 micrómetros, de un grosor inferior al de un cabello humano, también conocidas como partículas finas, según la agencia de gobierno estadounidense California Office of Environment Health Hazard (OEHHA).

La Comisión Ambiental de la Megalópolis también recomendó detener el uso de vehículos de transporte de materiales de construcción abiertos sin lona de cobertura, suspender actividades de bacheo, pintado, pavimentación, así como las obras y actividades que obstruyan o dificulten el tránsito de vehículos.

De igual forma, suspender las actividades de barrido y corte de pasto en áreas de camellones, jardines y campos deportivos. No quemar cohetes ni fuegos artificiales. Prevenir incendios y dar aviso a las autoridades acerca de incendios forestales, agrícolas y de pastizales, quemas de basura, de llantas, fogatas, pirotecnia y otras actividades y eventos que generen emisiones contaminantes.

Lluvias, Popocatépetl, automotores e incendios las causas

El retraso de las lluvias, las emisiones del Popocatépetl, la combustión de los automotores y los incendios agrícolas o forestales, que producen partículas diminutas, de 2.5 micras, 100 veces menos a un cabello, son la razón de la contingencia ambiental.

Raciel Flores Quijano, director del Área de Química de la UPAEP, y Manuel Díaz García, consultor Ambiental, explicaron que el elevado índice de contaminación que se ha diagnosticado en Puebla y otros estados del país es producto de una serie de causas naturales y provocadas por el hombre, que expulsan al ambiente sustancias como óxidos de azufre y nitrógeno, ozono y polvo común, por mencionar algunas.

La presencia y tamaño en la que se encuentran estas sustancias explicó Flores Quijano, han provocado una mala calidad del aire en días recientes.

Entre los efectos naturales se refirió a la emisión de gases y sustancias del volcán Popocatépetl, el retraso de lluvias y la poca velocidad que han presentado vientos en la región que ha impedido la circulación o mitigación de la contaminación, y que se combinan con fenómenos producidos por el hombre, como la combustión de los vehículos y los descuidos que provocan incendios forestales, “eso ha dado como resultado toda esa bruma que apreciamos durante todo el día, durante esta semana”, abundó.

LAS CAUSAS HUMANAS

El académico resaltó que no se han adoptado políticas públicas efectivas para contrarrestar la contaminación, y como ejemplos refirió que el desarrollo urbano, la mala sincronización semafórica y obras públicas han llevado a incrementar la presencia de automotores en la vía pública, pues mientras que años atrás circulaban a velocidades de entre 40 y 50 kilómetros por hora, en la actualidad la velocidad promedio es de 25 kilómetros por hora, lo que ocasiona que los coches pasen más tiempo en el tráfico y despidiendo gases contaminantes.

Además, lamentó que pese a que se impulsó un sistema de autobuses de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés), que es la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) que contribuyera a la movilidad de más personas con menor emisión de contaminantes, no se disminuyó considerablemente la operación de muchas unidades del servicio, “sólo se movieron unas calles”, completó.

Y por si fuera poco, continuó, no hay diagnósticos claros acerca de la contaminación, pues aunque se tiene conocimiento de que existen cinco estaciones de monitoreo ambiental, sólo se pueden consultar los datos limitados de tres de ellas, de modo que sin tener pleno conocimiento de la situación actual es imposible tomar medidas apropiadas.

“Si no sé cuál es el nivel de contaminación que tenemos en Puebla, puntualmente, porque es una extensión bastante grande, no sé para dónde caminar”, enfatizó.

Por su parte, Díaz García añadió que es momento de que las autoridades adopten políticas públicas para reducir la generación de contaminación y cuidar la salud de los ciudadanos, como por ejemplo, impulsar la construcción de ciclovías funcionales, desincentivar el uso del automóvil, fomentar el uso de autos menos contaminantes y restringir actividades deportivas o recreativas al aire libre en condiciones de contingencia ambiental.

¿QUÉ SON LAS PM2.5 Y QUÉ RIESGOS PRODUCEN A LA SALUD?

El indicador PM2.5 que llevó a la activación de la contingencia ambiental, explicó Flores Quijano se refiere más que al tipo de sustancia, al tamaño en el que se encuentran partículas en el ambiente, con base en micras, unidad de medida que consiste en la millónesima parte de un metro, y que en este caso son de 2.5.

Las partículas de micras 2.5 (PM2.5) subrayó, son tan diminutas que son imperceptibles al ojo humano, 100 veces menos a un cabello común, y traspasan los cubrebocas y los sistemas de defensa naturales.

Entonces estas partículas, abundó, llegan a alojarse a los alveolos que son los órganos encargados de proveer de oxígeno al organismo, y otras partes del cuerpo, como ojos y nariz provocando alergias y enfermedades, como conjuntivitis y tos, por mencionar algunos ejemplos.