Riesgo de VIH alcanza a menores de edad en Puebla

Puebla, Pue.- Apenas cinco años atrás, el grupo más vulnerable para contraer VIH/SIDA eran personas en el rango de edad entre los 20 a 45 años, sin embargo, paulatinamente fue disminuyendo la categoría hasta llegar a la incidencia entre los 15 a 34 años, lo que indica que los jóvenes han dejado de asumir la responsabilidad que conlleva tener relaciones sexuales sin protección, aunado a la falsa creencia de que por su juventud son inmunes al contagio de esta enfermedad, aseguró el doctor Eduardo Enrique López Villalobos, responsable del Servicio Médico de Urgencias en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

Consideró que la falta de responsabilidad sexual, no usar condón, tener múltiples parejas sexuales, el incremento de la homosexualidad y la tendencia de los jóvenes por mantener relaciones con personas mayores, son factores que han provocado que la incidencia del VIH/SIDA se haya incrementado durante los últimos cinco años en este sector de la población.

Vicios como el consumo de alcohol y drogas, indicó el especialista, provoca que a los jóvenes “no les importe su salud y no les preocupe” toda vez que las bebidas y sustancias que consumen provocan en el organismo diferentes fases de euforia hasta llegar al punto de la desinhibición, que a su vez desemboca en la pérdida del control de sus decisiones durante el encuentro sexual.

“Ya no les empiezan a importar las situaciones, se pierde la vergüenza y hacen cosas que en juico no harían. Tienen relaciones sexuales sin protección y creen que no les va a pasar absolutamente nada porque están fuertes, porque están jóvenes”, explicó.

Indicó que, el hecho de que actualmente los jóvenes opten por tener parejas de mayor edad a la suya, ha sido otro factor para el incremento de la enfermedad: “por poner un ejemplo: una chica de 17 o 18 años que interactúa sexualmente y sin protección con un hombre de 40 años. Obviamente la persona de mayor edad ya tuvo más exposición con otras parejas sexuales y la persona de mayor riesgo será la más joven”, comentó.

A estas situaciones, dijo el especialista, se añade el incremento de la homosexualidad, toda vez que muchas parejas que forman parte de esta comunidad están contrayendo el virus del VIH, idea en la que coincidió Onan Vásquez Chávez, presidente del consejo directivo “No dejarse es incluirse/ Vihda Plena”, asociación civil conformada por la población LGBTTTI con trabajo especializado en derechos humanos, diversidad sexual y VIH.

Vásquez Chávez comentó que el año pasado la organización realizó mil detecciones, de las cuales 40 resultaron con reactivo positivo a VIH, siendo la población más afectada por el virus mujeres trans trabajadoras sexuales y homosexuales.

“Es ahí donde está concentrada la epidemia. Para poder hacer políticas publicas efectivas se tiene que conocer la epidemia y en México la epidemia es concentrada, en África es generalizada, pero aquí en México está concentrada principalmente en esta población”, indicó.

Destacó que si bien, la prevalencia del virus está focalizada en la población homosexual, insistió en que cualquier persona puede ser vulnerable de contraer VIH/SIDA por el tipo de prácticas sexuales que tiene, por compartir jeringas para el uso de drogas y por transmisión de la madre al hijo.

De la misma manera en que lo señaló el doctor López Villalobos, el también activista Onan Vásquez coincidió al puntualizar que los jóvenes empiezan su actividad sexual en etapas más tempranas lo que los vuelve más vulnerables a contraer el virus y más cuando no se tiene algún tipo de protección durante el acto.

“Estamos hablando de jóvenes que tienen entre 15 y 25 años de edad que es cuando se tiene más actividad sexual, son más activos y productivos. En este caso hay que enfatizar que, debido a que los primeros casos de VIH/SIDA empezaron a surgir entre la población homosexual, surgió una estigmatización de que solo a ellos les podía pasar”, comentó.

Por último, el activista consideró que es importante que se sigan reforzando las políticas públicas en temas de salud para atender a esta población que sigue siendo víctima de discriminación, falta de atención médica y desigualdad por su condición de salud.