Exigen a diputados que no se vendan con transportistas

Tlaxcala, Tlax.- Derivado de la iniciativa presentada por el diputado local y también concesionario del transporte público, Miguel Piedras Díaz en la que se pretenden que las plataformas digitales de movilidad entre particulares sea entregada a los monopolios para que sólo sea manejada por estos intereses, ciudadanos tlaxcaltecas crearon un sitio en “change.org” para recabar firmas y éstas puedan ser consideradas por los legisladores para echar atrás las intenciones de los transportistas de hacerse de esta nueva modalidad que permite mejores precios y mayor calidad en las prestaciones de movilidad.

Los ciudadanos que apuestan por la libertad de elección entre los usuarios del transporte y que han aprovechado las ventajas de las plataformas digitales sobre los tradicionales servicios que brindan quienes son dueños de una concesión otorgada por el gobierno del estado, comenzaron a recabar firmas para exigir a los diputados locales que frenen las intenciones del diputado plurinominal, Miguel Piedras de mantener a un grupo como el dueño de la movilidad de la entidad.

De esta manera y a un día de que se discuta en el Pleno del Congreso del Estado esta iniciativa que tiene tintes personales, los tlaxcaltecas han logrado reunir en unas cuantas horas más de dos mil firmas en la siguiente dirección, https://www.change.org/p/diputados-tlaxcala-basta-al-monopolio-de-taxistas?recruiter=1025072233&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition.

La petición para que se sumen más firmas se expande a través de las redes sociales y ya han surgido inconformidades en contra del diputado del Movimiento de Regeneración Nacional (MOREN) que llegó sin haber sido votado y que ahora podría generar un duro golpe a la movilidad debido a que es concesionario de taxis en Apizaco.

De confirmar esta iniciativa, los diputados que fueron votados en su mayoría por el efecto que representó Andrés Manuel López Obrador (AMLO), estarían atentando contra las libertades que el mismo movimiento enarboló en la campaña proselitista de 2018.