previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
CACALOXTEPEC, ESCULTORES DE PAPEL Y CARTÓN


Redactado por: adriana bravo
abril 23, 2016 , a las 1:03 am

Santiago Cacaloxtepec, Oax.- La falta de oportunidades de empleo en este municipio de alta marginación, obligó a un grupo de artesanos a transitar de productores de piñatas en la temporada decembrina, a verdaderos artistas de esculturas de papel y cartón reciclado.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El proyecto contempla además, producir en serie cuatro elementos fundamentales de la cultura mixteca: el matachín, el chivo, la máscara del diablo y la pirotecnia.

La transición no ha sido fácil; sin embargo, los artesanos cuentan ya con un taller bien establecido, proyectos para producción en serie y, sobre todo, un mercado que se amplía poco a poco gracias a la belleza de cada pieza.Los piñateros

En medio de pacas de papel periódico y cartón, el artesano Alejandro recuerda que su familia comenzó elaborando piñatas tradicionales, de siete picos y eso; “pero la misma clientela nos empezó a pedir otro tipo de personajes y para no estar sin trabajo, porque la estrella prácticamente es de temporada; empezamos a hacer personajes para fiestas infantiles y así poco a poco hasta elaborar verdaderas esculturas de papel y cartón”.

Añade que actualmente laboran siete personas en el taller, donde es el responsable de la elaboración de cada figura o escultura.

-¿Pero, quién les enseñó a hacer esculturas?

-La práctica; la gente venía a pedirnos un personaje y teníamos que sacarlo de alguna manera, por eso empezamos a trabajar de diferentes formas para sacar la figura, así fuimos agarrando práctica. Ahorita sí podemos decir que hacemos cualquier personaje, desde una miniatura hasta piezas monumentales.

-¿Y sí tienen mercado?

-Ahora mucha gente de Huajuapan de León viene a encargarnos trabajos, de otros lugares también.

-¿Qué es lo que más le piden sus clientes?

-Bueno, productos de la región: matachines, máscaras, toritos, castillos, etcétera.

Asevera que la capacitación que han recibido y los apoyos económicos de las dependencias gubernamentales les permite tener ventas todo el año y no sólo en la temporada decembrina. “Incluso ya trabajamos la fibra de vidrio y resinas”.

“Ahora ayudo en lo sencillo”

Frente a una enorme mesa de madera, en la que se apilan piezas de diversas figuras, doña Ofelia García Hernández manifiesta que desde hace muchos años aprendió a elaborar piñatas; “pero ahora ayudo en lo sencillo, porque mi edad -63 años- ya no me permite trabajar mucho”.

-¿Pero le da gusto ver las obras o no?

-Claro que sí, son muy bonitas. Esto ya no tiene nada que ver con las piñatas.

-¿Tienen mejores ingresos?

-Sí, ya no se preocupa uno porque aquí vienen a comprar las piezas, hay días que no hay ventas, pero en otros sí. Ya no esperamos que llegue diciembre, todo el año se venden las figuras.

Manifiesta que hace falta un poco de promoción para que la gente sepa que en este lugar se elaboran esculturas de diversos materiales, “que están muy muy bonitas y son baratas”.

Por su parte, la señora Zulma Socorro Urbano Guzmán asevera que la necesidad de tener ingresos les obligó a pasar de las piñatas a la elaboración de otras figuras. “Porque aquí hay que sacar la pieza a como la pida el cliente”.
-¿Cuánto tiempo emplean para elaborar una pieza?

-Tres o cuatro días; si el sol está a todo lo que da, lo sacamos.

-¿Pero cómo diseñan las piezas, utilizan moldes?

-Algunos, nosotros vamos sacando cada figura. Tenemos por ahí varias partes, por ejemplo una pierna, y eso se puede ocupar para otra figura, entonces hay que adecuar las piezas que ya hicimos; pero claro que hay que echarle creatividad. Hay que buscar la forma de que la figura que nos piden sea exactamente igual al personaje.

Informa que los primeros pedidos que recibieron fue de máscaras, sobre todo de los diablos de Juxtlahuaca. “Nos pidieron una máscara y la hicimos, pero lo que nos animó es que le gustó mucho al cliente, entonces comprobamos que si podíamos elaborar otras figuras”.

Los apoyos

El director del Centro Coordinador para el Desarrollo Indígena en Silacayoápam, Anastacio Villarreal Díaz, dice que una vez que el grupo presentó su proyecto se dieron a la tarea de analizar su factibilidad. “La verdad es que nos convencimos de que podrían constituir una buena fuente de ingresos para las familias y lo apoyamos”.

Manifiesta que primero apoyaron con materiales, la creación del taller, su ampliación y ahora se están gestionando exhibidores y mostradores para incorporarlos a los proyectos ecoturísticos de la región.

“Estamos tratando de incorporar a estos artesanos al proyecto cultural que se viene dando en el corredor Cacaloxtepec-Tepejillo; por eso nos interesa consolidar el taller y abrir nuevos mercados, de tal manera que ahora buscamos el registro de marca de cuatro piezas: el matachín, el chivo, la máscara del diablo y la pirotecnia, todos ligados a la cultura de las comunidades mixtecas de la región”.