previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
EL PATRIMONIO CULTURAL, IRREPETIBLE Y NO RENOVABLE


Redactado por: adriana bravo
abril 5, 2016 , a las 4:10 am

Captura de pantalla 2016-04-05 a las 7.36.05

Oaxaca, Oax.- Nancy Porras, arquitecta especializada en restauración, señala que es importante que la sociedad valore y conozca la importancia de cuidar el patrimonio cultural, “pues a fin de cuentas los bienes culturales son irrepetibles y no renovables y en todo nuestro territorio tenemos una riqueza invaluable que será herencia para las nuevas generaciones”.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Con alrededor de 15 años de experiencia en la construcción y poco más de cinco en el área de restauración, la especialista agrega que la importancia de la restauración en este aspecto es que las nuevas generaciones vean y aprecien lo que sus antepasados conocieron.

Para mantener la identidad de un pueblo o estado, conformada en parte por las tradiciones y costumbres, es necesario conservar los bienes muebles e inmuebles y esto último es en lo que trabaja Nancy Porras.

Ella refiere que para realizar una restauración son necesarios diversos conocimientos, así como un equipo conformado por diferentes especialistas. Además de una investigación a fondo de los antecedentes de la obra e incluso de la comunidad en la que se trabaja.

La importancia de la investigación

“Siempre que uno realiza un proyecto de restauración, lo primero son los antecedentes históricos: del monumento, de la casa, del palacio municipal, del bien mueble o inmueble que vas a atender”, indica Nancy Porras.

Por ejemplo, señala que cuando su empresa estuvo a cargo de la restauración del templo de San Agustín, en Oaxaca, la investigación arrojó que “los Agustinos no tuvieron presencia en Oaxaca, fueron los Dominicos; los Franciscanos y los Agustinos tomaron otros caminos, pero llegó una orden aquí, puso su templo, puso su convento”.

Entonces, cuando su equipo de restauración trabajaba en las cubiertas y sistemas constructivos, se percataron cómo los encargados de la edificación tenían un sistema de construcción distinto a otras órdenes y tiempos.

“Son sistemas que nosotros en algún momento ya lo perdimos por el concreto, por la varilla o el metal y yo no podía meterle metal ni concreto ni cemento. Entonces tienes esa parte de enseñanza que te da la maestría, de saber qué sistemas, qué proceso y qué materiales vas a utilizar y qué criterios. Tienes que sentir el monumento o edificio para poder intervenirlo”, agrega.

Herencia para las nuevas generaciones

Nancy Porras reconoce que una restauración es cara, pero ello se debe a que los resultados tienen que durar 50 o 100 años, no 20 o 25 años. Y eso es vital para asegurar que las generaciones futuras conozcan lo que la sociedad tiene ahora.

“La ciudad de Oaxaca ha cambiado y el Centro Histórico también, pero lo que ha permanecido, como lo que mi bisabuelo vio lo estoy viendo yo, o lo que yo voy a restaurar lo verá mi bisnieto”, reitera Porras para dar cuenta de la necesidad de que se conserve el patrimonio.

“¿Y por qué necesitamos que el patrimonio exista? Porque es nuestra identidad, como personas y como pueblo. Cada estado y pueblo tienen su identidad”, reitera.

Equipo integral

Como empresa, Nancy señala que uno de sus objetivos es crecer en el rubro de la restauración, pero la misión será siempre la de conservar el patrimonio de Oaxaca, con el apoyo de personas del mismo lugar, a fin de que se genere un vínculo y valoración de lo que se tiene.

“Yo creo, sin quitar méritos, que no es lo mismo tú conocerlo, sentirlo, haberlo vivido desde niño y saber lo que es, tenerlo en la mente”.

“Yo siempre he pugnado porque el patrimonio de los oaxaqueños sea restaurado por oaxaqueños”, señala Nancy.

Es por ello, que en su equipo siempre hay canteros, albañiles y marmoleros locales, como los que participaron en el proyecto de la Calzada Porfirio Díaz.

Proyectos

Con alrededor de cinco años en el rubro de la restauración, Nancy Porras ha participado en diversos proyectos en la ciudad de Oaxaca y el estado.

Ejemplo de ello son las labores efectuadas en la Calzada Porfirio Díaz, en torno a los elementos urbanos históricos. Además de los trabajos hechos en el templo de San Agustín.

Actualmente, la labor de restauración de Nancy Porras se enfoca en dos proyectos: la restauración del retablo principal del templo de Santiago Nejapilla y el del conjunto religioso de San Andrés Zautla.

También se prevén trabajos en el retablo principal del templo de Consolación, en la capital del estado.

Serán estas labores en las que Nancy Porras intervenga a fin de conservar el patrimonio, como lo ha venido haciendo durante varios años.

Bienes muebles e inmuebles

En el rubro de la restauración se reconoce que los bienes del patrimonio se dividen en dos: en bienes inmuebles, que son los edificios (el templo, el palacio o la casa) y los bienes muebles, que consisten en las decoraciones, retablos, pinturas, esculturas y demás aditamentos que “adornan” la construcción.

Para ello, Nancy Porras ha conformado un equipo que se atiende estas dos divisiones del patrimonio.

Equipo interdisciplinario

Para las labores de restauración se trabaja con un equipo que dependerá de las necesidades de la obra, por lo que pueden incluirse:

Restauradores (de bienes muebles e inmuebles)

Investigadores

Topógrafos

Iconólogos

Dibujantes

Equipo técnico: albañiles, canteros, marmoleros, entre otros

Estructuristas