previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
FRACASA LEY DE DINAMARCA QUE DECOMISA BIENES A REFUGIADOS


Redactado por: adriana bravo
abril 8, 2016 , a las 5:05 am

INT1240118c83c329c_0

Copennhague, Dinamarca.- Una ley aprobada en Dinamarca hace dos meses obliga a refugiados y otros migrantes a entregar valores estimados en más de 10 mil coronas (mil 500 dólares), pero no ha producido un solo decomiso, dijo la policía el martes.La intención era ayudar a cubrir los costos de alojamiento y comida de los migrantes mientras se procesan sus casos, pero también reducir el atractivo del país para los migrantes.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El vocero de la policía nacional, Thomas Kristensen dijo a la Associated Press el martes que ninguno de los migrantes llegó con valores por encima de la suma indicada.

“En términos figurativos, si apareciera un refugiado con una maleta llena de joyas, creo que le echaríamos una mirada más cuidadosa”, dijo el titular del sindicato policial Claus Oxfeldt a la AP. “Pero, honestamente, esto de la ley de joyas resulta una exageración”.

Activistas por los derechos humanos y artistas habían denunciado la ley por humillante e inhumana.

Los daneses también tienen que vender cualquier posesión valuada en más de 10 mil coronas para recibir beneficios del gobierno.

Algunos estados alemanes también decomisan valores a los refugiados, acorde con las leyes que regulan la asistencia social, y Suiza requiere a los solicitantes de asilo que entreguen cualquier suma por encima de 1 mil francos (996 dólares) por la misma razón.

El ministro de Inmigración Inger Stoejberg dijo que “Dinamarca debe volverse significativamente menos atractiva para los solicitantes de asilo”.

La nación de 5.6 millones de habitantes situada entre Alemania y Suecia, con un gobierno de centroderecha, recibió apenas 20 mil solicitantes de asilo el año pasado, una cifra pequeña en comparación con sus vecinos.

Dinamarca aprobó un paquete de medidas, incluido extender de uno a tres años el período que deben aguardar los familiares antes de reunirse con un refugiado en Dinamarca. Además, redujo los beneficios para solicitantes de asilo, acortó los permisos de residencia temporarios y acentuó los esfuerzos para deportar a aquellos cuyas solicitudes fueron rechazadas.