previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
UCRANIA, SIN DINERO NI REFORMAS POR NO LOGRAR FORMAR UN NUEVO GOBIERNO


Redactado por: adriana bravo
abril 2, 2016 , a las 1:06 am

14594063295138

Kiev, Ucrania.- En Kiev hay un primer ministro que dice estar dispuesto a marcharse. Varios políticos que aseguran sentirse preparados para tomar el relevo. Y un presidente que cree que ha llegado la hora de cambiar de Gobierno. Pero aun así las piezas no encajan. Como siempre en Ucrania, las cosas tardan mucho más en hacerse que en decirse.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Los partidos ucranianos han empezado considerar nuevas coaliciones para llegar bien colocados a la cita electoral o para evitar que los comicios se adelanten y mermen su poder. El primer ministro de Ucrania,Arseni Yatseniuk, sabe que es muy probable que esté viviendo sus últimos días como jefe de Gobierno. Ha dicho que sea cual sea la decisión de los partidos de la Rada Suprema (Parlamento) la aceptará para lograr que el país salga de la crisis política. Pero aunque parece dispuesto a marcharse, Yatseniuk siempre intenta sobrevivir a las encerronas parlamentarias. Esta podría ser la última, pero de momento es una más.

El mayor grupo parlamentario de Ucrania, el Bloque de Petro Poroshenko (BPP), apoyó el lunes la nominación del actual presidente del parlamento, Vladimir Groisman, para presidir el nuevo Gobierno y suspendió su participación en la coalición hasta que se logre la elección del nuevo primer ministro. Toca negociar, y mientras, el Gobierno ucraniano está colgando ahora del vacío.

El partido Patria, liderado por la ex primera ministra Yulia Timoshenko, es una de las principales piezas con las que cuenta el bloque del presidente. Pero Timoshenko ha puesto sobre la mesa exigencias de última hora que incluyen anular la subida de precios de la energía, una propuesta que choca con lo demandado por el Fondo Monetario Internacional. Su partido es el más pequeño del parlamento, pero sus 19 diputados suman suficiente para completar la mayoría que el partido del presidente y el del primer ministro no alcanzan a alcanzar juntos. Timoshenko está vendiendo su apoyo tan caro que ha aguado las primeras esperanzas de formar un nuevo gobierno. Indirectamente, eso atornilla al primer ministro a la silla.

La incertidumbre paraliza los avances

Esta incertidumbre política ha paralizado las reformas, además de obstaculizar el proceso para obtener un nuevose del Fondo Monetario Internacional. Como los diputados independientes temen perder sus escaños en unas elecciones adelantadas, desde el palacio presidencial se les ha tentado con formar parte de la coalición. Pero según fuentes consultadas, estos diputados en su mayoría sólo se podrían comprometer a votar un nuevo gobierno. No está claro cómo podrá el nuevo primer ministro sacar adelante las leyes durante lo que queda de legislatura.

Entre los principales candidatos para la jefatura del Gobierno ucraniano, aparte de Groisman figura la ministra de Finanzas, Natalie Jaresko, que se dedicaba a la banca de inversión hasta que fue nombrada para el puesto gubernamental. Antes de ocupar su despacho tuvo que nacionalizarse ucraniana, pues nació en Illinois (EEUU). Jaresko es considerada la preferida por los acreedores de Ucrania. Groisman cuenta con mayor complicidad del presidente Poroshenko, pero apenas habla inglés y no tiene experiencia a la hora de tratar con las entidades crediticias.

Mientras los políticos negocian quién llevará a cabo las reformas pendientes, la Rada de Ucrania aprobó el martes la marcha del fiscal general del país, Victor Shokin. La decisión fue apoyada por 289 parlamentarios con el mínimo necesario de 226 votos.

La moción de censura fallida contra el Gabinete del actual primer ministro, Arseni Yatseniuk, en una tormentosa sesión el 16 de febrero, provocó una crisis política en Ucrania, la coalición parlamentaria quedó rota en la práctica. Los grupos que integran la mayoría parlamentaria insisten en que Yatseniuk se vaya, pero el Parlamento no puede votar si destituye al primer ministro dos veces dentro del mismo periodo de sesiones, y ya ha gastado ese cartucho. El presidente Poroshenko, de viaje por EEUU, podría adelantar las elecciones, pero eso le supondría enfrentarse al hecho de que su propia coalición también tiene una muy mala valoración en las encuestas electorales.