previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
ABASOLO: HACE “AGUA” EL CHILE


Redactado por: adriana bravo
abril 26, 2016 , a las 1:12 am

San Sebastián Abasolo, Oax.- Las plagas de insectos y aves, así como el escaso precio en el mercado, ha provocado el descenso de la producción de chile de agua, que ha dado fama a este pueblo zapoteca de los Valles Centrales.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

De más de 150 campesinos que sembraron este fruto el año pasado, ahora apenas llegan a 50 porque la siembra deja más pérdidas que ganancias.
“Ya no es como antes; muchos compañeros se desanimaron y ya no sembraron porque no tenemos ayuda de nadie”, afirmó Constantino García Juan, un campesino con más de una década dedicada a la siembra del chile de agua.
El gusano asesino
Un gorgojo conocido como “picudo”, un gusano y un zanate de alas salpicadas de rojo, a quien llaman “El Soldado” porque asemejan grados militares, están dando al traste con la cosecha, ya que los pobladores carecen de recursos financieros para su combate. Más, el zanate que es casi imposible de alejar de los chilares.
“Cuando se siembra, hay que aplicar un líquido para el ‘picudo’ porque si no se hace nada, agujerea la planta y la debilita; cuando uno abre la planta, se cae el fruto. Y el gusano atraviesa una tela en las hojas y si tampoco se aplica el líquido, ya no se hizo nada”, asentó.
Quien cuenta con un pequeño capital para invertir, puede atender esta situación porque no reciben algún financiamiento de los gobiernos federal y estatal.
“Hacemos lo que podemos; si tenemos dinero, pues le invertimos y si no, ahí nos quedamos. No hay interés del gobierno para ayudarnos, mejorar la planta, combatir las plagas y obtener una mayor cosecha”, refirió.
El zanate depredador
Aunque para el zanate prácticamente no hay solución porque por más espantapájaros instalados en los chilares, siempre andan rondando los alrededores.
“No hay remedio; ponemos cintas de plástico y los espantapájaros, hasta tronamos cohetes para correrlos, pero después regresan. Hay que estar cuidando todo el día porque pareciera que alguien les avisara que ya el chile creció. Hace mucho daño, los pica, les hace un hoyo y se come las semillas; entonces el chile se echa a perder”, señaló.
Frente a esta situación, el cultivo de chile de agua ya no representa una oportunidad de obtener alguna ganancia.
“Es una producción laboriosa; se lleva tiempo, cuidado e inversión. Antes, eran años buenos; como se dice aquí en el pueblo, es cuando ‘te ayuda Dios’, pero en los últimos años no nos ha ido bien; se siembra nada más por la costumbre del pueblo porque ya no sale”, apuntó.

Competencia desleal
La siembra en otros municipios de la región de los Valles y la entrada al mercado de chile de agua sembrado en Puebla, también ha dado al traste con la producción en este pueblo zapoteca.
“La producción la llevamos al Mercado de Abasto (de la ciudad de Oaxaca); lo vendemos por canasto de primera, segunda y tercera calidad, pero está barato. De primera, cuesta 500 pesos, de segunda a mitad de precio y de tercera de 100 a 150 pesos, pero el precio ideal debe ser de 700 pesos, 400 pesos y 250 pesos. El precio ha bajado porque en San Bernardo Mixtepec, Ocotlán de Morelos y San Pablo Huixtepec, se siembra y se ha dado bien. Y ahora, también está entrando chile de agua de Puebla, que es de menor calidad y más barato. Para nosotros, ya no es negocio porque a veces ni se recupera la inversión”, asegura Ricardo García Méndez, productor.“El zanate siempre llega en estas ocasiones, no habita aquí, quién sabe de dónde viene; con un piquete que le dé ya no sirve porque se come la semilla y entonces, cuando le toca el agua, se pudre. Se ponen espantapájaros, pero ni caso le hacen, al contrario, hasta se les paran encima. Este año, la mayoría del pueblo no sembró porque además de las plagas, no hay salida para vender, no hay donde vender. Vamos al Mercado de Abasto (de la ciudad de Oaxaca), pero no tenemos un lugar fijo para vender; además se pone muy barato el canasto. Apenas vale 500 o 600 pesos, cuando antes llegaba hasta mil y mil 300 pesos. Ya casi no es negocio; lo hacemos porque estamos acostumbrados y tradición del pueblo”.

Álvaro Martínez Galán, productor
“Ha bajado demasiado la siembra; hubo varias temporadas que no se sembró porque había plaga que enchinaba la planta. Afortunadamente ya hay líquidos, ya le encontraron para combatir; entonces se le aplica a la planta y ya”.
David Martínez Galán, productor

Las plagas del chile de agua
Los principales problemas de este chile son el enchinamiento del follaje, ocasionado por un virus transmitido por varios insectos chupadores, como la mosquita blanca, el barrenillo o picudo que causa daños al fruto lo que favorece su pudrición y la marchitez o secadora, provocada por un hongo, que primero marchita la planta y luego empieza a tirar flores y frutos hasta secar completamente.

¿Por qué chile de agua?
No se sabe con certeza de dónde proviene el nombre de chile de agua, pero los testimonios de los lugareños de la zona de cultivo señalan que ya se conocía desde tiempos prehispánicos. Una hipótesis del nombre es que al asarlo, el chile suelta gran cantidad de agua, al grado de que puede apagar la lumbre producida por el carbón.
Fuente: 2000 Agro Revista Industrial del Campo

Gran productor
Según estimaciones gubernamentales, San Sebastián Abasolo producía anualmente 150 toneladas de chile de agua en una superficie cercana a las 100 hectáreas.