previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
CASETA DE HUITZO EN OAXACA, SIN PERSONAL Y CON PASO LIBRE A LOS AUTOMOVILISTAS


Redactado por: adriana bravo
junio 21, 2016 , a las 1:08 am

Oaxaca, Oax.- La caseta de peaje en Huitzo fue una de las instalaciones afectadas durante los disturbios del domingo, donde se suscitó uno de los enfrentamientos entre pobladores, seguidores de la Sección 22 del SNTE y policías federales.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Los trabajadores de Caminos y Puentes Federales (Capufe), responsables de hacer el cobro, acudirán hasta nuevo aviso a su centro de trabajo, por considerar que no existen las condiciones para estar en este sitio.

El domingo, varias trabajadoras fueron afectadas con el gas lacrimógeno y tuvieron que abandonar el lugar cuando la Policía Federal se retiró para concentrarse en el crucero de Hacienda Blanca.

En este sitio hay dos espacios de cuota. Uno, sobre la carretera federal y otro que está a la salida del municipio de Huitzo, para ingresar a la supercarretera con bifurcación a Nochixtlán o a la ciudad de Oaxaca.

Los vehículos transitan por este lugar a lugares cercanos y los camiones de carga, saben que deberán esperar para avanzar más allá, pues el bloqueo en Nochixtlán continuó este lunes.

En este lugar quedaron dos vehículos dañados, uno de ellos es de un médico que labora en Nochixtlán y que no tiene posibilidad de remolcarlo.

¿Usted trabaja en Capufe? Preguntó el padre del galeno y explicó que su hijo deja su vehículo estacionado en este lugar todos los días para ir a su centro de trabajo. Viaja en transporte público y a su regreso retoma de nueva cuenta el automóvil neón gris 2003.

Calcula que la pérdida no fue total, pero teme que lo incendien en el curso de la noche, ya que un grupo de pobladores mantiene el bloqueo en el municipio.

Explicó que el arrastre de la grúa le cuesta 3 mil pesos y en el corralón le cobrarían 100 pesos diarios, por lo cual estaba valorando en solicitar una grúa; no obstante, le comentaron que retirarlo podría afectarlo más como dueño del vehículo.

Los manifestantes volcaron la unidad, le rompieron los vidrios y lo desvalijaron. Encontró la placa desprendida y la conserva únicamente para constar que es parte de los daños a la unidad. Ve con tristeza lo sucedido, ya que dice que es parte del patrimonio, pero más que eso, la tranquilidad de los pobladores que se rompió por un conflicto del que es ajeno.

“Nosotros no participamos, no tenemos nada qué ver y mire, cómo está todo destruido”.