previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
MANDAN LOS NEGRITOS EN LA ZONA HUAVE


Redactado por: adriana bravo
mayo 28, 2016 , a las 1:26 am

Oaxaca, Oax.- Los huaves de San Francisco del Mar celebran por tres días una de sus principales fiestas tradicionales: Corpus Christi, en donde por dos días el mando del pueblo está a cargo de los Munatsoj (Los Negritos).

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El alcalde Leonel Gómez Cruz respeta las tradiciones y en el despacho de la presidencia municipal le entrega a un grupo de personas pintadas de negro, con lentes, pelucas y armas de madera, el mando que les da poder de gobernar durante dos días a todo San Francisco del Mar.

En estos días, los negritos resguardarán las festividades en honor al Sacramento Corpus Cristi, recorriendo la población, guardando el orden y con la autoridad para encarcelar a los que realicen desmanes en los espacios públicos, son una especie de representación bufona de la policía.

En esta festividad se bailan danzas antiguas, que se tienen origen mucho antes de la llegada de los españoles, como la danza de la Culebra y el Sapo, que no es más que la invocación de los huaves a la lluvia para tener buena cosecha, tanto en el mar como en la tierra.

Estas danzas que se bailan en Corpus Christi, como la danza de la Culebra, también se realiza en San Mateo del Mar, pueblo huave hermano de San Francisco, que también se relaciona con la petición de lluvia para mejorar la vida de todos los huaves.

La entrega del mando del poder es parecido al que se realiza en Semana Santa, cuando el alcalde entrega por tres días al pueblo al Judío, un personaje o monigote disfrazado de soldado que es cargado por una comisión de la iglesia que recorre Pueblo Nuevo guardando el orden en días santos.

“Como autoridad de un pueblo con mucho arraigo a las tradiciones, tenemos que ajustarnos a lo que dictan los ancianos, por eso en Cospus Christi, como en Semana Santa, cedemos el mando y permitimos que ellos controlen la cárcel, el Palacio Municipal y las calles. Como autoridad tenemos la obligación de promover las tradiciones, que éstas las vivan los niños y jóvenes, para que ellos en un futuro las practiquen y no las dejen en el olvido”, explicó el presidente municipal.