previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
PIGMENTOS NATURALES, TENDENCIA EN EL ARTE TEXTIL


Redactado por: adriana bravo
abril 9, 2016 , a las 1:14 am

Captura de pantalla 2016-04-08 a las 14.05.27

Oaxaca, Oax.- “Oaxaca es un estado en el que su riqueza textil pide el uso de colorantes naturales”, señala José Manuel Loera Fernández, del Centro de la Grana Cochinilla Tlapanochestli.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El especialista e investigador sobre este colorante, explica que en la época colonial, los tintes como el de la grana o el añil llegaron a ser muy importantes en estados como Campeche.

“A esto agrégale toda esta parte del textil que ahora se maneja y las técnicas tradicionales: el telar de cintura, el telar de pedal, el telar de lanzadera; o sea, no hay nada automatizado totalmente”.

Loera Fernández indica que aunque se tenga el colorante artificial, se le está dando una importancia a lo que es el colorante natural. “Ahí es donde esa parte del textil y el colorante se conjugan con el estado”, comenta.

En días pasados, José Manuel impartió un taller de teñidos naturales en el Museo Textil de Oaxaca, en el que compartió las técnicas para aplicar color natural a fibras como algodón, ixtle y lana, algunas de las más empleadas en la creación artesanal del estado.

Regreso a lo natural

Así como la tendencia en el consumo de productos naturales se observa en diferentes mercados como el de la comida, la moda y otros, el entrevistado comenta que lo mismo ocurre en la parte textil e industrial, de tal forma que el uso de colorantes naturales se aplique a fibras o incluso en obras de arte.

En la Casa de la Grana Cochinilla Tlapanochestli, ubicada entre los límites de San Bartolo Coyotepec y Santa María Coyotepec (región de Valles Centrales) José Manuel explica que parte de la labor se enfoca en la extracción del pigmento.

“Hemos estado aplicándolo en serigrafía, hemos hecho una tinta para escribir o pintar, ya sea pintura al óleo y -¿por qué no decirlo?- pintura para alimento”.

Y aunque el centro se enfoque principalmente en la grana cochinilla, refiere que se realizan experimentos con otro tipo de colorantes naturales, como el huizache.

Una inversión que tiene recuperación

Si bien, en Oaxaca se siguen empleando fibras industriales en la creación de textiles y otras artesanías, la tendencia en el uso de pigmentos naturales se sigue extendiendo. No obstante, algunas de las limitantes se relacionan con los precios, que para algunos creadores elevan el costo de producción y de la prenda.

“En muchos casos es una mayor inversión, sí; pero que también tiene su recuperación. El colorante natural, sea la grana cochinilla, el añil o algún otro como el caracol, por su manera de obtenerlo es más caro que el colorante artificial”, reconoce Juan José Loera.

Sin embargo, remarca que esa inversión se recupera.

“A lo mejor compras un kilo de cochinilla que te cuesta mil 300 pesos, pero cuando tiñes puedes llegar a teñir a lo mejor unos 10 o 12 kilos, dependiendo de los tonos que estés buscando. Esos 12 kilos, cuando los reflejas en tu trabajo, no necesariamente los vas a recuperar en un tapete, pero los 12 kilos los puedes acabar usando en 50 tapetes”, ejemplifica.

“Muchas veces, la gente cuando no sabe –en este caso- teñir, te dice que es muy caro y que por eso no lo utiliza. Pero insisto, no se me hace caro trabajarlo, aprovecharlo y recuperarlo”.

Muchas posibilidades y resultados

El tallerista indicó que la obtención de tonos con base en el uso de colorantes naturales no puede ceñirse a una cifra, ya que depende en qué se aplique y el proceso empleado, así como el tono en que empiece el teñido y cómo se va degradando.

“Lo que sí puedo decir es que puedes sacar a lo mejor seis, siete u ocho tonos en rojos, violetas, rosas. La cochinilla tiene la versatilidad de que puedes sacar rojos, rosa y violetas, inclusive semejantes a café”.

Durabilidad

Como toda prenda o creación artesanal, Loera Fernández señala que la duración del color depende de factores como el sol, el lavado o frecuencia de uso de la prenda.

“El sol acaba con cualquier cosa, pero una fibra bien teñida te puede durar muchos años y también bien conservada. Si la usas todos los días y trabajas en el campo, obviamente en dos meses se decolora”.

Aunado a esto, no lavarla con detergente, sino con jabones neutros y usar la prenda una o dos veces al mes, garantiza una alta durabilidad que puede llegar a décadas.

José Manuel Loera Fernández compartió recientemente un taller sobre teñidos naturales en el Museo Textil de Oaxaca. Sin embargo, en el Centro de la Grana Cochinilla, donde labora, puede conocerse más acerca de los pigmentos naturales usados en varias creaciones del estado.

Pigmentos clásicos

Entre los pigmentos naturales más usados, para efecto de textiles, se encuentran el añil, la cebolla morada, nuez, cáscara de aguacate, cáscara de granada, líquenes, maderas, flor de cempasúchil, entre otros.

Colorantes y resultado

Entre la diversidad de plantas y otros recursos para la obtención de color se encuentran algunos enlistados a continuación, que dependiendo del elemento con que se haga reaccionar o mezcle, dará resultados variados:

Vaina del árbol huizache- negro y tonos cercanos a este color

Cúrcuma- amarillo

Grana cochinilla- rojos, violetas, rosas e incluso cafés

Añil- azul

Productos

Además del uso para teñido de textiles, los colorantes naturales pueden ser empleados como:

Tintas para escribir

Pintura para realizar obras de arte

Colorantes comestibles