previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
RINDEN HOMENAJE PÓSTUMO EN LA UABJO AL DOCTOR FELIPE MARTÍNEZ SORIANO


Redactado por: adriana bravo
mayo 25, 2016 , a las 1:10 am

Oaxaca, Oax.- La Universidad Autónoma ‘Benito Juárez’ de Oaxaca (UABJO), rindió un homenaje póstumo al exrector de esa institución y luchador social, Felipe Martínez Soriano.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El Edificio Central de la UABJO ubicado en el corazón del Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca fue el escenario para que los universitarios encabezados por el actual rector, Eduardo Bautista Martínez dieran el último adiós al hombre íntegro que dejó un gran legado.

Ante los exrectores de la UABJO que se dieron cita en el segundo patio del edificio que alberga a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Abraham Martínez Alavés, Miguel Ángel Concha Viloria, Leticia Mendoza Toro, Francisco Martínez Neri y Eduardo Martínez Helmes, el recién electo Rector, reconoció la trayectoria del Doctor a quien calificó como “un  hombre ejemplar”.

“El ex Rector fue una persona de grandes convicciones, militante congruente de izquierda y espléndido ser humano”, dijo.

Destacó que Martínez Soriano fue pilar y cimiento de una Universidad democrática y vocación popular y sentido social.

Recordó que fue un maestro normalista y médico de profesión que hizo de su vida un ejemplo de integridad y templanza.

Reconoció que fue un hombre de ideales siempre firmes quien dedicó gran parte de su vida a la enseñanza.

Asimismo, a compartir generosamente sus haberes y ha formar incontables generaciones de universitarios.

Sostuvo que Martínez Soriano siempre fue más allá de la acumulación del conocimiento y asumió la misión de sembrar ideas y generar inquietudes, crear conciencia de igualdad pero sobre todo luchar contra la opresión.

“Lo hizo siempre predicando con el ejemplo. Durante los días difíciles de Oaxaca fue víctima de la represión, detenido y encarcelado por defender su pensamiento progresista”, puntualizó.

Al terminó de la ceremonia luctuosa los ex rectores montaron una guardia de honor ante el féretro del luchador social, mientras las notas del vals “Dios Nunca Muere” eran interpretadas por la Sinfónica de la Universidad.