previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
ZAPATILLAS, RUBOR Y CANAS; EL ZÓCALO DANZONERO


Redactado por: adriana bravo
abril 28, 2016 , a las 1:00 am

Oaxaca, Oax.- Desde hace seis años ella es asidua a los “Miércoles de danzón” en el zócalo oaxaqueño. Añosos laureles reverdecen cada vez que ella baila: zapatillas, regio vestido de tirantes, sensual; labial y rubor. Pelo pintado, para atajar las canas de las seis décadas.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Así llegó doña Malenita como cada semana. Este miércoles le tocó vestido blanco y zapatos de plataforma con vivos rojos. Una flor corona su pelo corto, castaño a fuerza.

La felicidad en pleno. Los años también. Sol a plomo, bajo frondosos y frescos árboles, todo es alegría. Pasos cadenciosos, rítmicos, pausados, al tono de la pieza musical “Oaxaca vives en mí”.

No hay edades en la pista improvisada, aunque sus participantes son en su mayoría de la tercera juventud. O la cuarta.

“Es mi vida, es mi pasión. Hoy no pudo venir mi marido porque tuvo otras ocupaciones, pero lo disfrutamos siempre juntos”, cuenta María Elen Gaytán, Malenita, en una pausa musical.

La Marimba del Estado se arranca con otra, “Danzón Juárez”. Las corvas se enderezan; un elegante hombre dobla una mano a la espalda y con la otra pide a la dama la pieza. Bailan, se contonean. Él, camisa roja a rayas, tirantes, zapatos de gamuza con tonos rojos.

Doña Irene prefirió sus zapatillas plateadas, como de quinceañera; un vestido corto, fucsia, que vuela al aire a cada paso.

Viene un popurrí de danzones. Jóvenes se animan, Incluso una pareja de mujeres. Una en particular observa desde su silla de ruedas: acompaña con sus dedos el guapachoso ritmo.

En el danzonero zócalo la juventud no existe. Los políticos tampoco. La inseguridad se olvida. Es Oaxaca y su capital, entre bailes y cabecitas blancas plenas de felicidad.