previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
ALERTA POR RIESGO PARA NIÑOS CHIAPANECOS QUE TRABAJAN


Redactado por: adriana bravo
junio 3, 2016 , a las 1:22 am

Tuxtla Gutiérrez, Chis.- Beto tiene nueve años. Desde muy chico, pasa los días y las tardes en el Parque Central, donde bolea los zapatos de quien se deje, y quien lo quiera apoyar. Aunque va a la escuela, quisiera tener más tiempo para jugar y estar con amiguitos, pero no se puede, tiene que colaborar en casa.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

“De grande quiero ser bombero”, admite con una tímida sonrisa. Su deseo más grande es ayudar a la gente, aunque ahora solo lo pueda hacer dejando su calzado reluciente. Así como él, hay otros 165 mil niños que trabajan en Chiapas, tasa bastante alta comparada con la media nacional.

Alerta: niños trabajando

Según Thomas Wissing, director de la Oficina para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Chiapas, Guerrero y Oaxaca se concentra casi medio millón de niños que trabajan, mientras que en todo el país son 2.5 millones de niños, niñas y adolescentes trabajadores de entre 5 y 17 años.

La tasa de ocupación infantil en nuestro estado se encuentra por arriba de la nacional, que es de 8.7 por ciento, ya que en el país existen 428 mil niños y niñas trabajadores en esas tres entidades, quienes laboran en su mayoría en el sector primario, sobre todo en actividades agrícolas.

De ellos, en Chiapas hay 165 mil niños trabajadores, lo que representa 11 por ciento de la población infantil, en Guerrero 139 mil -que representa casi 14 por ciento de población infantil entre 5 y 17 años-, y en Oaxaca 124 mil, que son 11.7 por ciento de los menores.

Es decir, en estos tres estados la tasa de ocupación infantil supera el 10 por ciento, o sea que está por arriba de la nacional que es de 8.7 por ciento. En los tres estados, la mayoría de los niños y niñas se ocupan en el sector primario, en el caso de Oaxaca y Guerrero resaltan regiones de alta intensidad migratoria de jornaleros agrícolas hacia otros estados, señaló el director.

En el caso de nuestra entidad, se registra la participación de niños, niñas y adolescentes mexicanos y centroamericanos en sectores de café y de la caña del azúcar, lo que constituye un fenómeno de migración interna del sur al norte del país, pero también de carácter trasnacional.

Además, hay una creciente migración interna como es el caso de las nuevas rutas derivadas de la crisis del café en Oaxaca, donde los menores que antes trabajaban en unidades familiares en el cultivo de café ahora se están contratando en cadenas de la producción de la piña.

Productividad y trabajo infantil

En estos tres estados se han detectado algunas formas de trabajo peligroso y de explotación del trabajo de los niños, no solamente trabajo permitido o en condiciones seguras sino en condiciones preocupantes, señala Wissing.

Y es que en estados donde se implementarán las Zonas Económicas Especiales (ZEE), cuya Ley fue promulgada este martes 31 de mayo por el presidente Enrique Peña Nieto, esta tendencia es más notoria.

En Chiapas, por ejemplo, se detecta a niños y adolescentes realizando actividades en la extracción del ámbar, un trabajo minero con riesgos para la salud e integridad de los menores; mientras que en Guerrero se ubicó la incorporación de los menores en zonas de cultivos ilícitos y en Oaxaca su incorporación en sectores de la construcción donde se realizan tareas no apropiadas con su desarrollo físico y de salud.

“En los tres estados también hemos detectado algunas redes locales de trata con fines de explotación laboral en el comercio ambulante en los puntos turísticos, es decir, hay personas que buscan las familias pobres para llevarse a los niños y éstos trabajen en los centros turísticos en la venta de artesanía y alimentos o artículos en la calle”.

El funcionario indicó que los niños trabajadores perciben ingresos inferiores a dos salarios mínimos, mientras que un 20 por ciento no recibe salario, lo que agrava aún más el problema: los niños están dejando las aulas para salir a trabajar, y ni siquiera reciben un buen pago por ello.

Consecuencias de trabajar a corta edad

Según la psicóloga Tamara Rincón, el trabajo infantil siempre tiene efectos negativos en la vida de los niños y niñas, ya que afecta su desarrollo físico y mental, su salud y su vida misma, si es peligroso o se realiza en jornadas muy largas.

El trabajo infantil también interfiere con la asistencia escolar de los niños y niñas, ya que de cada cien que trabajan, solo 62 asisten a la escuela. Las actividades laborales reducen el tiempo y el dinamismo para cumplir con sus actividades y deberes escolares, lo que a veces se refleja en la inasistencia, bajo rendimiento, abandono o repetir grados escolares; por el trabajo doméstico, la escolaridad de las niñas se ve más afectada que la de los niños.

La dificultad de las tareas y las duras condiciones de trabajo crean un gran número de problemas, como el envejecimiento prematuro, la desnutrición, la depresión o la drogadicción; además, los niños procedentes de entornos desfavorecidos, de grupos minoritarios o sustraídos del seno familiar carecen de protección.

De esta forma, sus empleadores hacen lo que sea necesario para hacerlos completamente invisibles y, por lo tanto, son capaces de ejercer control absoluto sobre ellos. Estos niños trabajan en condiciones degradantes, lo que socava todos sus derechos y principios fundamentales.

Por otra parte, los niños que trabajan no están en capacidad de tener una educación normal y serán condenados a convertirse en un adulto analfabeto, sin tener la posibilidad de crecer en su vida social y profesional; sin contar que en algunos casos, el trabajo infantil también pone en peligro la dignidad y la moral del niño, especialmente cuando es víctima de explotación sexual, como la prostitución o la pornografía infantil.

Además, los niños que trabajan están más expuestos a la desnutrición y suelen ser víctimas de violencia física, mental y sexual, por lo que el riesgo es latente y se deben reducir las cifras de este tipo de trabajo, no solo en Chiapas, sino en todo el país.