previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
CANDIDATO PRIISTA ACUSADO DE HOMICIDIO, AHORA AMENAZA A REPORTERA “TE VAN A LEVANTAR”


Redactado por: adriana bravo
abril 19, 2016 , a las 1:14 am

Xalapa, Ver.- Basilio Camerino Picazo Pérez, candidato del PRI a diputado local por el distrito de Papantla, señalado por el homicidio del exsíndico de Coyutla Miguel Alfonso Vázquez -ocurrido el 6 de mayo de 2005- ahora amenazó de muerte a la reportera del Diario de Xalapa, María Elena Ferral  a quien textualmente le dijo en un restaurante: “Te vamos a levantar”.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Picazo Pérez, considerado un cacique en el norte de la entidad, ha sido alcalde de Coyutla y ha ocupado otros cargos en el organigrama del PRI, su abanderamiento se debe al padrinazgo político del hoy candidato a la gubernatura, Héctor Yunes y de su cercanía con el ex líder estatal priista y hoy legislador federal, Jorge Carvallo Delfín.

Elena Ferral comunicadora con más de dos décadas en el ejercicio periodístico ya presentó la denuncia penal en la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión (25/2016), pues teme por su integridad física y la de su familia, después de las amenazas tácitas del político priista.

La comunicadora refiere en su querella, que Basilio Camerino Picazo siempre se hace acompañar de pistoleros y de escoltas privados.

“Yo estaba en un restaurante de Papantla y dejé comiendo a mis hijos cuando Basilio llegó acompañado de su esposa, con su hijo y empezó a decir que me haría daño, que ya me dejó vivir mucho tiempo (SIC) y que me desaparecerá en estos días, delante de su esposa y un niño de 9 años y me habla mi hija espantada”.

A decir de la periodista, el candidato priista es un tipo que “ya perdió piso” y que suele tornarse violento en contra de sus detractores o enemigos, Ferral expone que el hoy candidato siempre ha contado con la protección de la justicia y la muestra más clara es la averiguación previa por un homicidio el cual continua en la impunidad.

Hace unas semanas, militantes priistas del norte de la entidad se quejaban que el Comité Directivo Estatal del PRI y el candidato a gobernador, Héctor Yunes apostaran en el calendario electoral con alguien con la reputación de Picazo Pérez.

“Una década después, el PRI, nuestro partido, apuesta al olvido y a postular como candidato a alguien que debería de estar en la cárcel”, exponen militantes del distrito de Papantla que viajaron a la capital del estado para recriminar el registro de Picazo Pérez.

En noviembre del 2006, el Tribunal Colegiado de Circuito, con sede en Boca del Río, negó el amparo al entonces alcalde de Coyutla, Basilio Camerino Picazo, por considerar que sí existían elementos para hacerlo responsable del homicidio de su síndico.

“El tema es que sí Basilio Picazo Pérez se declaró inocente del asesinato del exsindico, ¿por qué se amparó? Y por qué hoy el PRI le permite postularse por un cargo de elección popular, sabiendo la fama de cacique que tiene en la Cuenca del Papaloapan”, señalan.

En aquel entonces, para evitar ser detenido, el exedil tramitó otro juicio de amparo número 672/05, concedido por el Juzgado Undécimo de Distrito con sede en Poza Rica.

Las diligencias arrojaron que dos pistoleros –uno de ellos, hijo del comandante de la policía municipal de Coyutla- mataron al síndico luego de que el alcalde Picazo Pérez les pagó 70 mil pesos.

Los dos sicarios, Vicente Rodríguez y Rodolfo Carballo, fueron condenados a 29 años de prisión, mientras el llamado autor intelectual nunca fue investigado ni liberado una orden de aprehensión.

El hoy líder estatal del PRI, Amadeo Flores Espinosa, fungió como Procurador General de Justicia del Estado (PGJE) al inicio del sexenio de Duarte (2011-2014) y tampoco quiso ahondar en reactivar la investigación en contra de su correligionario.

En el sexenio pasado, el entonces líder estatal del PRD, Rogelio Franco Castán, pidió a la policía ministerial, “protección” y “medidas cautelares” a la exregidora Hortensia Escudero y al dirigente del Movimiento Ciudadano, Sergio Rivera, pues ambos fueron amenazados de muerte por el propio Picazo.