previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
“EL SALVADOR PUEDE GENERAR NUEVOS POLOS DE DESARROLLO”, JOSÉ ANTONIO ESCOBAR


Redactado por: adriana bravo
marzo 29, 2016 , a las 5:03 am

San Salvador 17-02-16 Jose Antonio Escobar, Presidente de Camtex. Foto EDH. Lissette Monterrosa ...

El Salvador, San Salvador.- El clúster de reparación y mantenimiento de aviones que opera en El Salvador es un modelo que el país debería replicar en otros rubros como el calzado y la fabricación de accesorios médicos básicos.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Así opina el presidente de la gremial de empresas del sector textil y confección, José Antonio Escobar.

En su opinión, el país tiene ventajas competitivas para impulsar estos nuevos motores de crecimiento. Pero también, falta mucho trabajo por hacer.

¿Cómo visualiza las perspectivas económicas para el país en este año?
Yo las veo con mucho optimismo, tanto por el antecedente que tenemos dentro de nosotros como sector, como por lo que podemos hacer si nos ponemos a trabajar.

Como usted verá, El Salvador ha tenido casi el mismo índice de crecimiento durante los últimos 20 años, lo que significa que no ha pasado nada extraordinario. El Salvador debería crecer al menos un 5 %, si crece al 3 o al 4, siempre está aplazado, porque deberíamos crecer más.

Yo veo que El Salvador tiene un gran potencial, pero hay que resolver una parte de los problemas que aquejan al inversionista para que pueda seguir invirtiendo, y en especial, atraer nuevas inversiones extranjeras.

¿Qué cambios habría que impulsar para que el país crezca a ese 5 % anual que usted señala como meta?
Mejorar, en lo más posible, el tema de seguridad. La seguridad no solo es para el inversionista, sino para todo el mundo. El costo de la seguridad es altísimo en El Salvador, todo mundo paga mucho dinero por eso, por cualquier razón: por lo que lo asaltan, porque lo extorsionan, por lo que paga de seguridad, etc.

Otra cosa importante sería que haya realmente una promoción de inversión que haga al país atractivo, yo diría ‘sexapílico’, de tal manera que podamos convencer al inversionista de que El Salvador es un país muy lindo para vivir y con un gran potencial.

El patrimonio más grande que tenemos es nuestra, solamente que esta gente necesitamos capacitarla, necesitamos invertir más en educación, pero no estoy hablando en universidades, estoy hablando en institutos vocacionales y técnicos que puedan, en un plazo máximo de dos años, poder incorporarse en una fuerza laboral para desarrollar nuevos nichos de negocios o de productos.

Si usted se fija, el clúster que se ha armado con Aeroman, de reparación de aviones y mantenimiento, etc., es algo extraordinario y único que se generó a raíz de una necesidad. Así como eso, yo creo que El Salvador puede tener oportunidades si capacitamos la gente, si le damos oportunidad de trabajo, si los protegemos, si también el Gobierno quita tantas trabas.

¿En qué sectores cree usted que el país tiene ese gran potencial que menciona?
Si nosotros desarrollamos el clúster del calzado, por ejemplo… Estamos hablando del calzado masivo: el del tenis, el de los zapatos de combate, de los que se producen por millones.

Otros sectores son el de autopartes, accesorios médicos, como prótesis, sillas de ruedas, cualquier cuestión de estas que tiene que ver con accesorios básicos para el rubro de la medicina.

Tenemos mano de obra muy buena, el salvadoreño aprende rápido, es muy habilidoso, agradece el trabajo y es estable. Creo que el tener el potencial de mano de obra que tenemos es buenísimo.

Segundo, tenemos el mercado más grande del mundo a dos horas y media en avión, que es los Estados Unidos, lo que significa que la velocidad de respuesta que puede tener El Salvador y la facilidad de acceso nos hacen interesantísimos.

Por otro lado, también, tenemos un régimen, que es el régimen de zonas francas y DPA, que le digo, que fue negociado durante el Gobierno del expresidente Funes, el cual le da predictibilidad al inversionista nacional y extranjero por más de 20 años hacia el futuro, lo cual indudablemente estabiliza la inversión de cualquier persona nacional o internacional.

¿Y qué hace falta para que ustedes como empresarios se animen a empezar con al menos uno de estos nichos, ya sea que dependa del Gobierno o del mismo sector privado?
La tramitología que el Gobierno tiene para establecer nuevas empresas; la tramitología que hay en las aduanas es una de las cosas fatales. Debería haber una Subdirección de Aduanas que apoye al régimen para facilitar las importaciones y las exportaciones.

La facilidad crediticia, también. Y, lógicamente, y yo creo que es clamor de todos y de cualquier inversionista a futuro, es el tema de la seguridad. No hay furgón que salga de un recinto de producción que no lleve vigilancia. Eso encarece enormemente.

Nosotros creemos que si el Gobierno hace su trabajo de ser un facilitador, un promotor, el empresario local o extranjero podría ubicarse en El Salvador y desarrollar estos nuevos polos de desarrollo.

¿Y ustedes le han planteado al Gobierno la propuesta de desarrollar esos nichos en lo que consideran que el país tiene potencial?
Hemos planteado esto al comisionado presidencial, al licenciado Óscar Ortiz; hemos hablado con el ministro de Economía. Déjeme decirle, el ministro de Economía está haciendo un papel extraordinario con los limitados recursos que tiene, y tiene dos viceministras que están haciendo también un trabajo extraordinario.

¿Entonces han tenido buena receptividad del vicepresidente Ortiz y del ministro de Economía, pero no han visto acciones concretas?
Exactamente. Hemos hablado también con Proesa. Realmente, de buenas intenciones dicen que está empedrado el infierno, ¿verdad? Les parece, pero realmente no hay acciones concretas, no hay mesas de trabajo, una mesa de resultados que nos hagan juntarnos para agarrar cada quien la maleta e ir a traer los clientes, porque no es que van a venir.

Nosotros, en nuestro negocio, en nuestra zona franca, vamos a visitar al cliente para venderle El Salvador como país, y darle confianza de que podemos ayudarle, apoyarle en generar su negocio. Eso es exactamente lo que debería hacer el gobierno en la parte que le corresponde.

Cambiando de tema ¿Cuál es la posición de Camtex con respecto al salario mínimo? ¿Se debe aumentar o no?
Sí estamos de acuerdo en una negociación de un nuevo salario mínimo por los próximos tres años como la ley lo determina.

¿Están de acuerdo con un aumento de cuánto?
Estamos de acuerdo en un incremento. La propuesta inicial que tenemos como ANEP es 3 por ciento por año, lo que equivale a un 9 por ciento en tres años. Esta es una propuesta. En toda negociación, la primera propuesta, y usted lo sabe, no es la mejor, pero de la misma manera, la que ellos han hecho no es la mejor, porque si hacen una zona franca, el sector agrícola, que está en un tremendo problema, y otros sectores similares, quebrarían. Por lo tanto, debe haber una diferenciación.