previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
SIERRA Y HUASTECA, BAJO MONITOREO POR LLUVIAS


Redactado por: adriana bravo
mayo 31, 2016 , a las 1:24 am

Pachuca, Hgo.- Cada temporada de lluvias, las zonas serranas y la Huasteca ameritan mayor atención por la dispersión de sus comunidades y la presencia de derrumbes, flujos y deslizamientos.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Municipios como Chapulhuacán, San Felipe Orizatlán y Tlanchinol, por su orografía, son propensos a deslaves que, en otros años, han causado incomunicación de las localidades con la cabecera.
Mientras, en Pachuca la Dirección de Protección Civil monitorea “puntos de riesgo” en los que se pueden generar inundaciones, además de supervisar la ruta del dren pluvial del río de las Avenidas. Las construcciones con antigüedad también son inspeccionadas.
En 2013, 31 municipios fueron declarados en emergencia. Antes, en 2010, un derrumbe de piedra y lodo en Chapulhuacán bloqueó la carretera México-Laredo, a la altura del paraje conocido como El Polvorín. En 2007, tras el paso del huracán Dean, 60 de las 84 demarcaciones hidalguenses recibieron este grado de alerta, entre ellos también Agua Blanca, Atlapexco, Cardonal, Pisaflores, Jacala, Lolotla y Meztitilán.
De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para 2016, por el Pacífico, se esperan ocho tormentas tropicales, cinco que se convertirían en huracanes categoría 1 o 2, además de otros cuatro que pueden alcanzar las categorías 3, 4 o 5 en la escala Saffir-Simpson.
En el océano Atlántico esa dependencia ha pronosticado 13 ciclones, dos por encima del promedio histórico.
En esta zona habría siete tormentas tropicales, cuatro huracanes categorías 1 o 2, además de 2 que serían categoría 3 o superior.
Las autoridades exhortan a los titulares de ayuntamientos a estar atentos para prevenir cualquier incidente.
En 2013 los fenómenos hidrometeorológicos Ingrid y Manuel dañaron caminos rurales, puentes y carreteras, inmuebles educativos y de salud, principalmente en 31 municipios que recibieron la declaratoria de emergencias de la Secretaría de Gobernación (Segob).
San Felipe Orizatlán, Huejutla de Reyes, Atlapexco, Chapulhuacán, Jacala, Molango de Escamilla, Tlanchinol, Tlahuiltepan, Yahualica, Tianguistengo y Xochicoatlán fueron algunas de las demarcaciones afectadas, cuya reconstrucción de daños ascendió a 984 millones 789 mil pesos, de los cuales el Poder Ejecutivo proporcionó 440 millones y el resto lo cubrió el Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden).
Debido a que el gobierno estatal carecía de ese recurso solicitó al Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos un préstamo, a pagar en diez años, que le autorizó el Congreso local.
Ese año, las lluvias causaron cuatro muertes y se evacuó la comunidad de Cuatlimax, en Tlanchinol.