previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
CREAN ROBOT SEMBRADOR DE MAÍZ


Redactado por: adriana bravo
junio 9, 2016 , a las 1:30 am

Juchitán de Zaragoza, Oax.- Las horas se vuelven energía y luz cuando de crear se trata, Dalí López López no en balde lleva el apellido de un extraordinario artista de la plástica mundial, su ingenio también ha revolucionado con un prototipo de Robot Sembrador de Maíz como alternativa para impulsar la agricultura, basado en el arado tradicional.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Originario de Juchitán y con 22 años de edad, Dalí también creó junto con Angello Keny un robot recolector de basura y actualmente es fundador del club de Desarrollo Tecnológico en el Istmo de Tehuantepec para impulsar en jóvenes y niños el gusto por la tecnología informática.

Estudiante del octavo semestre de la Ingeniería en Sistemas Computacionales, como todo joven buscó alternativas reales de su sociedad para plantearlas en su materia, la de Inteligencia Artificial y con ello participar en su primer concurso en el cual obtuvo el segundo lugar el año pasado en el mes de junio.

Pasaron los meses y Dalí siguió sembrando en su mente la idea creativa, pasaba horas enteras en realizar inventos y también prototipos, finalmente se inscribió en el concurso INFOMATRIX latinoamericano en donde participó con el prototipo del robot sembrador que le dio el pase a la etapa regional en la capital oaxaqueña en la que de nueva cuenta ganó.

El nacimiento del robot sembrador expresó Dalí, es porque su padre y abuelo son campesinos, él vivió rodeado de maíz en toda su vida y el grano se convirtió en parte de su alimentación.

Dalí y Angello visitaron a diversos agricultores quienes les explicaron que lamentablemente el presupuesto gubernamental no alcanza para dar apoyos económicos, sólo les dan “migajas” por lo que comenzaron a idear un prototipo que fuera de mucha utilidad.

“La falta de apoyo al campo y el costo elevado de los equipos nos motivó a realizar este prototipo que gustó mucho, lo llevamos a probar a diversos campos y funcionó, ha gustado mucho y nuestro sueño es patentarlo”.

Con el robot sembrador ganaron la medalla de oro en Oaxaca y posteriormente la de plata en la final continental celebrado en Zapopan, Jalisco en donde participaron más de 300 proyectos de países como Brasil, Colombia, El Salvador, Ecuador, México y Perú.

La utilidad que le han dado al robot sembrador es que está elaborado de materiales reciclados además de que se le dio una aplicación del aprendizaje con placas y componentes electrónicos.

Para la elaboración de ambos prototipos, Dalí plantea tres meses como mínimo, porque lo más complejo dijo, es el diseño.

“El diseño del robot sembrador es un carrito con pinzas, basado en algunos recolectores industriales que levanta y colocan, se maniobra a través de una aplicación móvil y busca que una vez que estén los surcos en las parcelas, las semillas se depositen, es decir abre los surcos, deposita las semillas y las cierras, todo está basado en el arado tradicional”, explicó.

Narró que los desvelos son frecuentes cuando se trata de crear aunado a la falta de tiempo, sin embargo agregó que por fortuna sus padres siempre le han apoyado.

“A pesar de que se utilizan cosas recicladas, el tiempo es lo que más se invierte, consideramos que el prototipo sembrador de maíz oscila entre 7 mil pesos siendo el más económico en el mercado debido a que los cotizados por los campesinos superan los 100 mil pesos”, dijo.

Dalí tiene el objetivo fijo y su amor por recordar a su abuelo y actualmente compartir con su padre la agricultura, es un impulso para seguir cosechando y no haya excusa para decir “No tengo dinero para comprar” porque es una alternativa para que los hijos de los agricultores sigan sembrando y no dejen morir las milpas y al mismo tiempo genera impacto ecológico, ya que se alimenta a través de la energía solar.

“El robot sembrador es sumamente ahorrador porque tiene que cargar su pila por medio de la energía solar y con ello trabajar, la gente dirá que sale caro, pero no, es un proyecto barato y que lo más importante es que contribuye con la agricultura, porque donde no hay maíz, no hay país”, recalcó.

Ante la burocracia, la opción es el club de Desarrollo Tecnológico

En cuanto a los apoyos que ha recibido por su trabajo, Dalí señaló que existe mucha pereza de las autoridades oaxaqueñas en cuanto a la ciencia y tecnología, por lo que todo lo que han hecho se asume como propio.

Para Dalí, es fundamental crecer por lo que aseguró que debería existir mayor atención para los que proponemos cosas nuevas y sustentables, en Oaxaca hay mucho talento desde menores hasta la edad universitaria, por eso creamos el club de desarrollo tecnológico.

“Lo que pretendemos es crear un grupo de jóvenes dedicados a prototipos o innovación tecnológica para impulsar proyectos reales y funcionales, es caro y laborioso, pero bien vale la pena”.

Su mayor anhelo será registrar su robot en Oaxaca, sin embargo la documentación es lo más tardado, hay mucha burocracia y desea que no se lucre con eso.

“Lo que quiero es que el campo no se muera, que los jóvenes cosechen, que siembren milpa otra vez, y vender el equipo no para lucrar sino para obtener una ganancia mínima y seguir apoyando al campo zapoteca, como mi abuelo lo hiciera y ahora mi padre”, dijo.

Dalí recomendó constancia, entrega y confiar en sí mismo, recordó que de niño fue muy curioso y la realidad es que actualmente busca aspirar a más y conquistar más horizontes con la tecnología e innovación.