previous arrow
next arrow
Shadow
Slider
“UCRANIA PODRÍA CONVERTIRSE EN UN BASURERO NUCLEAR”


Redactado por: adriana bravo
mayo 26, 2016 , a las 1:10 am

Kiev, Ucrania.- El incremento en la capacidad de almacenamiento del combustible nuclear gastado en Chernóbil podría convertir a Ucrania en un “basurero nuclear”, declaró Vitali Churkin, el representante permanente de Rusia ante la ONU, en una carta al secretario general del ente.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

El político llamó la atención de Ban Ki-moon sobre los “dos documentos difamatorios”, preparados y distribuidos por la delegación de Ucrania para la Cumbre de Seguridad Nuclear de Washington celebrada los días 31 de marzo y 1 de abril. Rusia no tomó parte en la cumbre, por lo que Churkin señaló también la situación alarmante en materia de seguridad “causada por la política actual de Kiev”.

El representante de Rusia se refirió al “proceso de creación de una infraestructura de eliminación de desechos nucleares, iniciado en febrero de 2014 —tras el golpe de Estado en Kiev— y apoyado por los patrocinadores extranjeros”, así como al anuncio de la apertura de un depósito de desechos nucleares centralizado en la zona de exclusión de la central nuclear de Chernóbil.

“Según los especialistas, las capacidades de los depósitos sobrepasan considerablemente las necesidades de Ucrania. Al parecer, se está preparando una infraestructura para enterrar los residuos extranjeros. En otras palabras, se trata de transformar Ucrania en un basurero nuclear”, agregó.

Kiev planea completar la construcción del Depósito de Combustible Nuclear Gastado (JOYAT-2, por sus siglas en ruso) en Chernóbil a finales de 2017.

El depósito se utilizará para el combustible nuclear —no afectado en el accidente de 1986— de la cuarta unidad de generación de energía de la central nuclear. Además, se almacenará en el depósito el combustible de las centrales nucleares ucranianas de Jmelnitski, Róvenskaia y Yuzhno-Ukraínskaia. El depósito será construido por el consorcio británico-estadounidense Holtec. La construcción comenzó en 2014 y es financiada por patrocinadores extranjeros.

De acuerdo con Churkin, varios Estados extranjeros planean enterrar residuos nucleares en un “territorio político y económicamente inestable”.